CASAS GRANDES Y ZONA ARQUEOLOGICA DE PAQUIME

En la pascua florida de 1565, Fray Pablo de Acevedo celebró una misa en lo que parecía una gran ciudad en ruinas; al terminar el oficio, el gobernador Francisco de Ibarra convocó a sus oficiales para decidir si continuaban la penosa expedición hacia Nuevo México o retrocedían para conseguir víveres y herrajes. Los datos anteriores están descritos en el informe que uno de los expedicionarios, Baltasar de Obregón, envió a Felipe II en 1584. De lo informado por los indios que merodeaban en los alrededores, los españoles entendieron que el lugar estaba deshabitado desde hacia mucho tiempo y que ignoraban quiénes lo habían construido, aunque quizá hubiera sido gente que vivía muy al norte. Aquel conjunto de edificios con varios pisos recibió el nombre de Paquimé, voz de origen zuñi que significa «casas grandes».

CASAS GRANDES
10, 027 habitantes, 1,480msnm


El pueblo de Casas Grandes recibe su nombre debido a la cercanía que guarda con la zona arqueológica de Paquimé. Los franciscanos se establecieron con una conversión de indios janos y sumas en el año de 1661 nombrando al lugar San Antonio de las Casas Grandes. Actualmente es cabecera del municipio del mismo nombre y resulta un ameno paseo visitar el río cubierto de álamos, la plaza principal y la iglesia parroquial.



ZONA ARQUEOLÓGICA DE PAQUIMÉ



Zona arqueológica ubicada a 363 kilómetros de Chihuahua y a 282 de Ciudad Juárez, extendiéndose sobre unas 50 hectáreas, que no han sido exploradas en su totalidad. Al observar los edificios de varios pisos o sus recintos ceremoniales, las grandes y funcionales redes hidráulicas, así como sus plazas, se concluye que Paquimé fue una ciudad urbanizada y construida por un pueblo culturalmente desarrollado.

Los arqueólogos e historiadores que se han ocupado de su estudio establecen semejanzas entre la cerámica de Paquimé y las culturas anasazi, mogollón y hohokan del suroeste de Estados Unidos. En Janos, Galeana, Namiquipa y Villa Ahumada también hay vestigios de la cultura Paquimé, y se han encontrado elementos inconfundibles de las culturas mesoamericanas, fechados entre los años 350 y 1200.
La cultura Paquimé se ha dividido en tres etapas: el viejo -del año 700 al 900-, el medio -de 900 a 1060-, y el tardío del -1060 al 1 200-, en el que ocurrió el mayor florecimiento. Posteriormente vino una etapa de decadencia hasta su desaparición en 1340, cuando Casas Grandes fue quemada y abandonada. Los muros son de tierra arcillosa levantados con el sistema de vaciado y los pisos fueron hechos de estuco. En los ángulos de las habitaciones localizaron entierros humanos en posición fetal o flexionada, con ofrendas en ollas de barro, adornos y telas de fibra y algodón. También se hallaron hornos cónicos para obtener mezcal mediante la quema de cepas de maguey.


La Unidad Dos se integra en cinco estructuras para ceremonias. La mayor tiene forma de cruz y mide 15 metros de largo; quizá tuvo alguna función calendárica, pues está orientada astronómicamente según los puntos cardinales. Lo más relevante de la Unidad Tres es el juego de pelota, con un parecido notable a los que se conservan de la cultura tolteca. Aquí mismo se descubrieron pectorales formados por cascabeles en forma de tortuga, hechos con la técnica de la cera perdida.
El llamado Montículo de las Ofrendas está en la Unidad Cinco, donde se descubrió un altar de piedra roja y algunos collares de huesos humanos.


La Unidad Siete es una serie de cuartos convergentes a una habitación que tiene pequeños cubículos adosados en el muro sur; los restos de guacamayas desenterrados allí sugieren un criadero de esas aves, muy apreciadas por sus plumas.
Las demás unidades tienen restos de muros con ventanas-puertas en forma de T. También existe una plataforma ondulada que incluye una cabeza de serpiente: quizá sea la presencia del culto Quetzalcóatl en esta cultura norteña.
Es notable el sistema de cañerías que penetran en las habitaciones para surtir y desalojar agua, así como los fragmentos de vigas y maderos que sostenían los pisos superiores de estos edificios, dentro de los que había conchas, cuentas dé turquesa, objetos de cobre, figuras talladas en piedra serpentina, textiles de algodón y maguey, panes de sal, fragmentos de trabajo en cuarzo, pipas y objetos de barro de formas fálicas.
Los primeros trabajos importantes de arqueología fueron realizados en la década de 1960 por Carlos Di Peso y al inicio de los años noventa se efectuaron más excavaciones y diversos trabajos de consolidación en toda la zona a cargo de un grupo encabezado por Beatriz Braniff.

 


MUSEO DE LAS CULTURAS DEL NORTE


Zona Arqueológica de Paquimé Martes a Domingo de 9:00 a 17:00 horas
Anexo a la zona arqueológica de Paquimé y bajo la protección del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se creó este magnífico museo en cuyas salas se exhiben objetos pertenecientes a las culturas prehispánicas del norte de México: básicamente elementos de la cultura Paquimé.
Se muestra gráficamente la evolución histórica de estos pueblos a través de un guión escrito que se apoya con maquetas gráficas, fotografías y videos. El área fue declarada por la UNESCO «Patrimonio Cultural de la Humanidad». El edificio que alberga el museo es en sí mismo un buen ejemplo de la arquitectura que guarda armonía con el entorno.


COLONIA JUÁREZ


A 23 kilómetros al suroeste de Casas Grandes se encuentra Colonia Juárez, que es una aldea típica mormona con un sello arquitectónico evidentemente norteamericano. Entre sus muchas huertas frutales destaca la magnífica construcción de la Academia Juárez, edificada en 1904, y que ha influido en la Educación Superior del estado de Chihuahua y su monumental templo construido en mármol blanco.


 

 

LA HACIENDA DE SAN DIEGO


15 kilómetros al sur de la colonia Juárez se llega a lo que fuera el casco de la Hacienda de San Diego. La construcción del edificio es de adobe con la fachada de cantera, resaltando sus tres arcos de medio punto que rematan en un frontón enmarcando el monograma de don Luis Terrazas, que fue quien adquirió esta hacienda en 1874 y luego mandó construir la casa. Fue una hacienda básicamente ganadera, y durante la Revolución la usó como alojamiento y cuartel general don Francisco I. Madero después del combate del 6 de marzo de 1911 en que fue derrotado y resultó herido de un brazo.

 


EL ARROYO DE LOS MONOS


Este lugar está a 35 kilómetros de Casas Grandes hacia la colonia Madero, es interesante por el paisaje que lo enmarca y los restos arqueológicos que guarda: elementos de la cultura mogollón, hohokan y quizá alguna remembranza de la cultura anazasi. Lo que hace más atractivo el sitio son sus pinturas rupestres que dan el nombre al lugar: figuras humanas y rasgos abstractos, así como escenas de cacería.

 

NUEVO CASAS GRANDES
54,226 habitantes, 1,460 msnm
A una distancia aproximada de 300 kilómetros hacia el noroeste de Ciudad Juárez y Chihuahua se ubica la población de Nuevo Casas Grandes en medio de amplias llanuras. Es una ciudad joven surgida en derredor a la estación del ferrocarril que se tendió en esa región a principios del siglo XX.
Interesante su catedral; su estación de ferrocarril que originalmente fue un cuartel y el templo mormón construido en el siglo XIX. Sobre el río se han construido dos lagos artificiales; fueron hechos por los mormones en 1886 para almacenar el agua e impulsar el regadío en sus colonias. Aún hoysiguencumpliendo esta función para los alrededores de Nuevo Casas Grandes.

COLONIA DUBLAN
En el año de 1886 se inició la colonización de mormones en Chihuahua con las comunidades de Colonia Juárez y Colonia Pacheco, integradas con 96 y 28 individuos. Al año siguiente se establecieron Colonia Dublán y Chihuichupa, más otras dos en Sonora. Fueron un total de 1,500 personas.
Aún subsisten de manera floreciente las colonias Juárez y Dublán, esta última ya casi está integrada a la población de Nuevo Casas Grandes. Estos colonos se han proyectado por su actividad económica, básicamente la fruticultura y la ganadería.


 

 

EL CAPULÍN Y OTROS CAMPOS MENONITAS
Uno de los atractivos interesantes de Nuevo Casas Grandes es cono-cer los campos menonitas de la región, como es el caso de El Capulín. Observar su organización y sobre todo la conservación de sus tradiciones y costumbres resulta de interés para el visitante.

 

LAGUNA RODOLFO FIERRO
A unos kilómetros de Casas Grandes, por la carretera que nos lleva a Galeana, se localiza la laguna Rodolfo Fierro, donde se practica la pesca y el esquí acuático. Esta laguna fue construida por los mormones en 1885 quienes al verse en la necesidad de distribuir el agua del río Casas Grandes para su siembra, desviaron la corriente por un pequeño cauce para almacenarla.
Esta laguna distribuye el precioso líquido a Nuevo Casas Grandes, Casas Grandes, Colonias Dublán e Hidalgo.



 

JUAN DE MATA ORTIZ


A 10 Kilómetros de la Hacienda de San Diego está el pueblo de Juan de Mata Ortiz. Lord Fred Pearson, un banquero británico estableció aquí el aserradero más grande del mundo. El nombre de Mata Ortiz se le dio en 1925 en recuerdo del militar que luchó contra los capitancillos apaches y tendió una celada a estos indios en Casas Grandes. Derrotado por los mismos apaches fue quemado vivo en el Puerto del Chocolate, cercano a Galeana.
Actualmente esta población es un ce